jueves, 13 de julio de 2023

Cómo ser un ingrato con la persona que te ama (y perderla para siempre)


¿Te has preguntado alguna vez por qué el amor parece ser una lotería, donde algunos tienen el boleto ganador de encontrar a alguien que los ama, los respeta y los hace felices, mientras que otros solo rascan boletos perdedores una y otra vez? Y lo más increíble de todo, ¿por qué algunas de esas personas afortunadas tiran su boleto a la basura y desperdician esa oportunidad única e irrepetible?


Bienvenido/a a este post, donde te voy a enseñar cómo evitar ser uno de esos tontos que pierden a la persona que los ama por ser unos ingratos. Y si ya has sido uno de ellos, no te desanimes, aquí encontrarás consejos para no volver a caer en la misma trampa. Créeme, perder a alguien que te ama es una de las peores cosas que te pueden pasar en la vida, y yo lo sé muy bien.

En este viaje de reflexión, aprenderemos que el amor no se trata solo de suerte, sino de cuidar una conexión especial y agradecer lo que tenemos. Aprenderemos a valorar a quienes nos aman, a respetar su espacio en nuestras vidas y a no dejar escapar ese tesoro por nuestra ingratitud.

Así que, ponte cómodo/a y prepárate para leer estas palabras de sabiduría, donde te mostraré cómo evitar ser uno de esos bobos que pierden lo más valioso que la vida les ha regalado. Porque, al final del día, no se trata solo de suerte, sino de nuestra habilidad para abrir el corazón y apreciar el amor que nos rodea. ¡Empecemos este viaje hacia un mejor entendimiento del amor y la gratitud!


Quizás te pueda interesar:
















Paso 1: Dar por sentado lo que tienes😎

El primer paso para ser un ingrato con la persona que te ama es dar por sentado lo que tienes. Es decir, no darte cuenta de lo afortunado que eres, no valorar su amor, no cuidar su confianza, no proteger su corazón, no alimentar su ilusión. En definitiva, tratarla como si fuera una obligación y no como si fuera un regalo.

¡Ey, tú! Prepárate para dejar atrás la “Zona de Confort” de la ingratitud y comenzar a valorar lo que tienes. ¿Qué es eso de dar por sentado a alguien que te ama? ¡Nada de eso! Es hora de despertar y darte cuenta de lo afortunado/a que eres.

Imagínate despertando en tu cama un día y, de repente, ¡boom!, te das cuenta de lo increíble que es tener a alguien que te ama. No, no es algo que debas dar por hecho. Es un verdadero regalazo en tu vida. Así que, a partir de ahora, ¡cambia el chip!

Deja de tratar a esa persona como si fuera un deber o una obligación. No, no, no. Comienza a verla como el tesoro que es: alguien que te cuida, te respeta y te llena de ilusión. Ah, y no olvides que los corazones también necesitan cuidado, como una plantita a la que debes regar con amor y atención.

¡No más creer que lo tienes todo garantizado! Nada de eso. Abre los ojos y sé consciente de lo valioso/a que es quien está a tu lado. Es hora de dejar de vivir en la “Zona de Confort” de la ingratitud y abrazar la gratitud en su lugar. ¡Saca tu mejor sonrisa, valora lo que tienes y dale un buen meneo a la rutina!

¡Así que adelante, amigo/a! Di adiós a la ingratitud y da la bienvenida al aprecio y la diversión por lo que tienes. ¡Es momento de saltar al siguiente paso con alegría y ganas de valorar a esa persona tan especial en tu vida! ¡Vamos, que esto apenas comienza y promete ser un viaje emocionante!


Quizás te pueda interesar:

Cómo fingir que todo está bien cuando no lo está: una guía de supervivencia






Paso 2: Herirla con tus palabras y tus acciones😡

Tu paso 2 es muy sarcástico e irónico, me gusta. Solo le haría algunos pequeños cambios para mejorar la claridad y la coherencia:

¡Atención, ingratos de corazón! El siguiente paso para convertirte en un auténtico ingrato con la persona que te ama es herirla con tus palabras y tus acciones. Sí, eso es, ¡juega al “Anti-Romeo” y destroza corazones!

¿Quién necesita palabras llenas de cariño, ternura y admiración cuando puedes lanzar dardos de desprecio y desamor? Olvídate de hablarle con dulzura, de tratarla con delicadeza, de mirarla con ternura, de tocarla con pasión y de besarla con amor. ¡Eso es para débiles!

Hazle sentir que no la quieres, que no la deseas, que no la admiras. Muéstrale lo poco que valoras su presencia en tu vida. ¡Ah, y no te olvides de los desprecios! Esos son los ingredientes secretos para convertirte en el ingrato número uno.

Recuerda, lo importante aquí es hacerla sentir insignificante y sin valor. Haz que su amor se desvanezca y que su corazón se rompa en pedazos. Después de todo, ¿quién necesita relaciones saludables y amorosas? ¡Tú estás en el negocio de lastimar sentimientos!

¿Estás listo/a para ser el rey/reina del desamor y la crueldad? ¡Adelante, ingrato/a! Juega al “Anti-Romeo” y deja un rastro de desolación a tu paso. ¡Pero cuidado, este es un camino sin retorno y sin redención!


Quizás te pueda interesar:

Por qué los ex regresan después de tanto tiempo (y cómo mandarlos a volar)












Paso 3: Ignorar sus sentimientos y sus necesidades😕

¡Hora de dar un paseo por el camino de la indiferencia y la insensibilidad! El tercer paso para convertirte en un ingrato con la persona que te ama es ignorar por completo sus sentimientos y necesidades. ¿Quién necesita escuchar cuando te habla, entender cuando se expresa, apoyar cuando te necesita, consolar cuando llora o celebrar cuando sonríe? ¡Nadie!

Así que, ponte tus audífonos invisibles y hazte el “sordo”. Deja que sus palabras caigan en saco roto, sin prestar atención a lo que realmente siente. Ignora por completo su necesidad de comprensión y apoyo. Después de todo, ¿quién tiene tiempo para eso?

Hazle sentir que no la escuchas, que no la entiendes, que no la apoyas. Levanta una barrera emocional como si fuera un escudo para protegerte de su vulnerabilidad. ¿Empatía? ¡Eso no es para ti! Tu meta es dejarla en la oscuridad de la incomunicación y hacerle creer que sus sentimientos no importan.

Recuerda, en el arte de ser un ingrato, la indiferencia y la insensibilidad son tus mejores aliados. ¡Sé el campeón de ignorar lo que ella siente y necesita! Pero ten en cuenta que este camino solo te llevará a la soledad y al vacío emocional. ¿Estás dispuesto/a a pagar ese precio?


Conclusión😜

Si sigues al pie de la letra estos tres pasos para ser un ingrato con la persona que te ama, prepárate para enfrentar las consecuencias. Te aseguro que la perderás para siempre y te quedarás con el amargo sabor del arrepentimiento.

Cuando ya sea demasiado tarde, te darás cuenta del amor, respeto y admiración que sentías por ella. Pero ya habrá encontrado a alguien que valore su presencia, la cuide y la respete como merece. Mientras tanto, te quedarás solo, lamentando haberla herido y arrepintiéndote de tus acciones.

Recuerda, en esta historia no pierde quien da, sino quien no sabe valorar. Si aún tienes la suerte de tener a esa persona que te ama a tu lado, te insto a que le agradezcas su amor, la cuides y la respetes como nunca antes. No olvides que alguien así no se encuentra fácilmente.

Así que, detén tu camino hacia la ingratitud y aprende a valorar antes de perder. No dejes que el arrepentimiento se apodere de ti. ¡Demuestra tu gratitud y amor a esa persona especial en tu vida!

Con cariño,

Yenny Astrid Londoño

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Y tu, Que opinas?